Implicaciones que trae consigo la llegada de las Tiendas en Linea

Implicaciones laborales

El Comercio Electrónico conlleva una nueva línea de actuación en los procesos de negocios, genera jerarquías de organización más planas con mayor modularidad y necesita de una continua formación de sus empleados e interrelación entre las empresas. Por ello, la habilidad de las empresas para reorganizarse en el nuevo entorno electrónico dependerá crucialmente de la adaptación y la flexibilidad de sus trabajadores, aparte de los continuos esfuerzos de la empresa por innovar. Una de las mayores implicaciones será sin duda la deslocalización del trabajador, lo que se conoce como teletrabajo.

Mientras las empresas experimentan con esta nueva forma de comercio, a corto plazo se va a crear gran cantidad de empleo en trabajo de red. De todas formas, las implicaciones que conlleve el comercio electrónico dependerán del país en cuestión, así como del tamaño y estructura del comercio electrónico.

Estamos ante una nueva forma de vender, el Comercio Electrónico, que requiere profesionales preparados en las nuevas técnicas comerciales y de marketing, en una nueva forma de entender los negocios. Los profesionales preparados para afrontar el reto deberán tener conocimientos multidisciplinares, pero sobre todo una sólida base tecnológica. De nada van a servir gestores puros con escasos conocimientos técnicos para un mundo donde una tecnología puede quedar obsoleta en meses y llevar al fracaso nuestra estrategia comercial. Tampoco los especialistas en programación y tecnología únicamente, ya que deberemos contestar preguntas tales como: ¿Cuál es la mejor forma de atraer a los clientes a nuestra web? ¿Cómo podemos crear vínculos permanentes con nuestros clientes? Los especialistas en Comercio Electrónico deberán tener conocimientos de disciplinas diversas: márketing y ventas, legislación internacional, medios de pago, seguridad informática, sistemas de información, diseño de contenidos en Internet, telecomunicaciones, atención y fidelización de clientes, también será apreciada una especialización sectorial.

Los especialistas en Comercio Electrónico provienen de cualquier área de la compañía pero deberán tener formación en todas esas disciplinas para ser reales profesionales de alta calificación y ofrecer un alto valor añadido a sus compañías.

Por tanto, sería de gran ayuda que para adquirir estas habilidades, que requiere el trabajo con comercio electrónico, se enseñara y se familiarizara con la tecnología de Internet a los jóvenes estudiantes desde la escuela.

Implicaciones sociales

Aunque en principio se trataba de un fenómeno económico, el comercio electrónico es parte de un amplio proceso caracterizado por la globalización de mercados, el desplazamiento hacia una economía basada en el conocimiento y la información, y el gran crecimiento de todo tipo de tecnologías de un día para otro. Este término de globalización es uno de los que mejor define a nuestra sociedad actual.

Uno de los cambios más importantes va a ser el actuar con una mentalidad mucha más abierta, sobre todo a la hora de tomar decisiones con riesgo. Ya no valdrá la actitud de ver y esperar, sino moverse rápido, adquirir una gran flexibilidad y arriesgarse. Un factor determinante va a ser el realizar alianzas estratégicas, de forma que se producirá una mayor cooperación con otros que puedan hacer mejor lo que queremos, ganando en tiempo y dinero.

El comercio electrónico sobre Internet tiene el poder de cambiar radicalmente las actividades económicas y el entorno social. De hecho, afecta a grandes sectores como las comunicaciones, finanzas o el comercio, y promete en otros sectores como educación, salud o gobierno. El comercio electrónico altera incluso la relativa importancia del tiempo, acelerando los ciclos de producción, y permitiendo a las empresas operar coordinadamente y a los consumidores realizar transacciones olvidándose del tiempo. Así como cambia la importancia del tiempo, cambiaran las estructuras de los negocios y las actividades sociales.

Implicaciones en materia de “policy”

En el caso de las grandes corporaciones y organizaciones empresariales la preocupación por la seguridad en Internet es fácil de entender, las organizaciones necesitan proteger la confidencialidad de la información reservada. Por otra parte, los usuarios de a pie también deberían vigilar de cerca todo lo referente a la protección de sus datos y a la identidad de las fuentes y destinatarios de los mismos.

Evidentemente la seguridad en Internet afecta sobremanera a las empresas que operan con banca electrónica, ya que las cuentas bancarias en Internet no son más que bases de datos y, como tales, están expuestas. En definitiva, la seguridad afecta a todos: a las grandes compañías por ser una tentación y por las consecuencias de una posible filtración, y a los usuarios individuales por su vulnerabilidad.

En todo el mundo, la seguridad informática sigue considerándose por parte de la dirección de las empresas como importante o muy importante. Un reciente estudio de la consultora Ernst & Young apunta que para el 82% de los encuestados este aspecto es fundamental. Sin embargo, esta importancia que se otorga a la seguridad informática no siempre va unida a la implantación de medidas concretas de seguridad.

Me gustaría diferenciar los tipos de seguridad que se están dando hasta el momento. Los sistemas de seguridad que se implementan actualmente se pueden dividir en dos grupos:

  • Canales seguros de comunicación. Son aquellos que agrupan un conjunto de protocolos que garantizan la confidencialidad y la integridad de las comunicaciones vía red. De entre los cuales destacan:
    • SHTTP (Secure HiperText Transfer Protocol), que da soluciones de seguridad a las conexiones HTTP.
    • El Protocolo SSL (Secure Socket Layer), diseñado e implementado por Netscape, que proporciona sesiones de comunicación encriptadas y autenticación del servidor.
    • El Protocolo de Microsoft, (PCT) muy parecido al de su competidor pero compatible con varios protocolos.
  • Sistemas de claves. Se trata de una de las aplicaciones más importantes ya que el usuario puede ejecutar una clave desde cualquier lugar de la red para así obtener la seguridad en la transacción. Aquí nos encontraríamos con los sistemas criptográficos simétricos y asimétricos.
    • Encriptación simétrica: obliga a los dos interlocutores (emisor y receptor) del mensaje a utilizar la misma clave para encriptar y desencriptar el mismo (como por ejemplo el criptosistema “DES” desarrollado por IBM, Data Encryption Standard).
    • Encriptación asimétrica o criptografía de claves públicas la cual está basada en el concepto de pares de claves, de forma tal que cada una de las claves puede encriptar información que sólo la otra clave pueda desencriptar el mensaje. El par de claves se asocia a una sola persona, de forma que la clave privada solamente es conocida por su propietario mientras que la otra clave, (la pública) se publica ampliamente para que todos la conozcan (en este caso destaca el famoso criptosistema RSA cuyas iniciales son las de sus creadores Rivest, Shamir y Adelman). En este sentido convendría señalar que U.S.A ha permitido hasta hace poco la exportación de productos criptográficos que hicieran uso de claves de más de 40 bits, ahora sí permiten la exportación de dichos productos pero siempre que estos incluyan un sistema de recuperación de claves o de depósito de claves (key scrow).

La incorporación por parte del protocolo SET de los dos sistemas parece ser la medida más segura hasta el momento. Es un sistema híbrido (utiliza ambos sistemas de encriptación) para evitar la lentitud de la los sistemas de encripatación asimétricos y aprovechar la rapidez del sistema simétrico. Se utiliza además las firmas digitales y las entidades de certificación. Sin embargo esta siendo lenta su implantación. 

Actualmente las principales compañías españolas han optado por el protocolo de seguridad SSL para el pago con tarjetas de crédito.

Como se puede ver existen muchas formas de seguridad actualmente funcionando, quizás la más utilizada sea el SSL, que otorga una eficaz forma de encriptación de los números de la tarjeta.

 

Fuente: LIDERAZGO Y MERCADEO.